*Miles de personas se dieron cita para dar el último adiós al amigo, al camarada, al presidente Stalin Sánchez. 

Por: Paul Alberto Chávez Noriega

 

-¡Wey, mataron al presidente de Paracho, a Stalin!- fue lo primero que escuche al responder la llamada de un amigo periodista, que como yo, cubría las actividades del Ayuntamiento de Paracho y que al igual que yo, tenía una relación, si no de amistad, si de respeto y cordial con el edil.

-No chingues- conteste, -con eso no se juega.

-Es neta, afuera de su casa, ¡vamos!

-Simón- le conteste sin dudar, tenía que comprobar por mí mismo lo que no podía creer.

Minutos después al ir manejando hacia Paracho, las fotos, la confirmación del hecho y las lamentaciones y condenas comenzaron a circular por correo electrónico y por grupos de WhatsAap.

Un grupo armado, según datos extraoficiales, que se transportaban en dos vehículos habían estado esperando a que el presidente municipal saliera de su casa para acribillarlo.

Casi de inmediato la reacción de la autoridad y del pueblo, que se encuentra molesto, encabronado define mejor el sentimiento, les arrebataron de tajo la vida de un hombre que amaba su tierra, un hombre que trabajaba de forma incansable por Paracho, sitiaron el pueblo, nadie entraba ni nadie salía, gente de la PGJE realizaban las actuaciones correspondientes en la escena del crimen y otros más, apoyados por elementos de la Policía Michoacán realizaban operativos en diversas colonias.

No puedo decir que fue mi gran amigo, seria mentir, pero hasta donde lo trate y conviví con él, yo como periodista y el como autoridad, no me queda la menor duda de que era una persona apasionada por servir, tenía un don con la gente, atendía a todo el que se cruzara en su paso, en el evento de los globos de Cantoya  me toco andar tras el como 20 minutos para una entrevista, porque con todo mundo platicaba y a toda persona saludaba.

La muerte lamentable de Stalin movilizo a políticos, pero más a ciudadanos, miles de personas acudieron a acompañar a su familia en este doloroso y difícil momento, como periodista es muy complicado cubrir y escribir sobre este suceso, las lágrimas caen porque era un hombre sincero, trabajador, con objetivos grandes que fue logrando poco a poco, su esposa, la maestra Sol, durante el homenaje de cuerpo presente señalo que solo así, de manera cobarde, a través de las balas era la única manera que detendrían a su esposo, ganador del Premio Internacional Maya 2017, como mejor alcalde.

En el homenaje, en el que estuvieron presentes más de una docena de presidentes municipales, la presidenta honoraria del DIF Paracho, hizo uso de la palabra, mi admiración entera por tener esa entereza que solo sale cuando las circunstancias obligan, señalo que su marido sacrificó muchos momentos de su vida familiar por cumplir con los compromisos que el cargo requería. “No sé si habrá justicia, no sé si este atropello a nuestros hijos, a su familia, tenga justicia algún día, confió en que si, acabamos de hablar personalmente con el Gobernador y creo en su palabra”. Pidió que la muerte de Stalin no sea en vano, que no sea uno más en la lista de asesinados en Michoacán.

“Yo no quiero que vean a mi esposo como un héroe, quiero que lo reconozcan como el amigo, como el camarada Stalin”.

Adrián López dijo que Stalin Sánchez seguirá presente en todo aquel que lo recuerde. Expuso que el gobernador del estado, Silvano Aureoles se hizo presente en el domicilio de la familia, donde estaba siendo velado el presidente, para expresar su compromiso para que este trágico hecho no quede impune, que no se escatimaran los recursos técnicos, científicos, materiales y humanos para que se investiguen y se aclaren los hechos, se determine la responsabilidad de las personas involucradas y se les castigue con todo el rigor de la ley.

En el panteón, nos encontramos a Cemeí Verdia, comandante de la guardia comunitaria de Santa María Ostula y quién se dijo amigo de Stalin, dijo que viajó hasta Paracho para despedir a su amigo y que en próximos días realizarán un posicionamiento, porque Michoacán ya no puede seguir así, “hoy fue un presidente, pero a diario son varios michoacanos los que mueren”.