De política y cosas peores

Temporada de Informes.

Hoy, 15 de agosto, concluye el plazo legal para que los ayuntamientos michoacanos rindan un informe del estado que guarda la administración pública municipal, en sesión solemne de ayuntamiento.

Este acto, se ha convertido desde hace ya bastante tiempo, en «el día del presidente» sobre todo en municipios pequeños, en los que la figura del edil es vista como un emperador, en la que su palabra y sus deseos son órdenes.

En el caso de la región 06, la meseta purépecha, el día 14 concluyeron los informes, con el municipio de Ziracuaretiro, en el que los errores de los participantes deslucieron la puesta en escena, porque de sesión de ayuntamiento no tenía nada.

Pero antes de comentar las pifias de piche, debemos señalar lo acontecido en Uruapan, en donde Víctor Manríquez rindió lo que sería su cuarto informe, aunque fue el primero de su segunda administración.

Pareciera que han pasado muchos días, del evento realizado en el Centro de Iniciación Artística, pero lo que han pasado son muchos muertos.

En su participación el edil uruapense hizo lo que debía, reconoció el problema de inseguridad, desafortunadamente para él, días después esto se agravó bastante.

Pero ya opera la maquinaria del estado no para dar seguridad, sino para que mediáticamente se diga que se está trabajando, aunque el gobernador no pierde oportunidad en echarle la culpa a AMLO.

Volviendo al tema de los informes, llama la atención lo que ocurre en Paracho, los regidores de oposición no se presentaron a lo que sería la sesión solemne, señalaron que no serían parte de la simulación porque no les habían entregado el informe, no conocían su contenido, por lo que le tocó al presidente hacer una «presentación del informe» en dónde se hizo todo, menos lo que marca la ley, instalar la sesión solemne de ayuntamiento y en ella rendir el informe.

El joven presidente dejó en claro que es un buen orador, quizá se extendió, pero mantuvo al público atento, destacar que se declaró sin partido, así que le hacen lo que el viento a Juárez las declaraciones del diputado Ernesto Núñez.

En el caso de Ziracuaretiro, hubo de todo, desde la inadecuada elección de un escenario, con sillas tipo Tiffany, sin mesa, que hacía parecer que el evento era de cualquier cosa, menos una sesión solemne de ayuntamiento.

Después de la tardanza habitual, los honores a la bandera, la instalación de la sesión, a las 18:31 horas, empezó a hablar el presidente municipal, para dar la bienvenida y presentar un vídeo.

Ahí señaló que lleva «12 meses de ser un gobierno con rostro y visión de altura», quizá por eso no da la cara a los ciudadanos, sobre todo de las comunidades, a las que tiene olvidadas.

Se atrevió a decir que era su voluntad y compromiso el dar el informe, no señor presidente, no es voluntad ni compromiso el presentar el informe, es una obligación contemplada en la ley orgánica municipal, bien le caería, para que realice un mejor papel, darle una leída.

Dijo que durante este año ha trabajado en cumplir los compromisos adquiridos en la campaña electoral, pero salvo la nómina inflada, no se ve dónde cumpla esos compromisos.

A las 18:37 horas dió inicio la presentación de un video, que parecía turístico, con un uso excesivo de imágenes aéreas, que nada tenían que ver con lo que se describía. Después, algunas fotos, lo que delata una falta de archivo gráfico en el municipio, no tener videos de lo que hacen a estas alturas es un grave error, tanto para respaldar acciones como para difundir el trabajo que se realiza. El video termino a las 19:03 horas.

Después, de nueva cuenta piche, con un mensaje que solo se lo compra quien no lo conoce o quién le debe la chamba, alejado completamente de la realidad que vive el municipio, pero eso capta él, quizá le esté afectando el nepotismo.

Quizá fue el nerviosismo, quizá la falta de experiencia, quizá le valió madre, pero a piche se le olvidaron los nombres de sus invitados, de los expresidentes y de los representantes, no es ser exagerado ni fijarnos en nimiedades, pero si al edil se le olvida el nombre de alguien que acaba de saludar minutos antes, ¿que confianza pueden tener los ciudadanos que esperan que les cumpla lo que les prometió?

La sede fue una recién remodelada casa de la cultura, obra que no estaba contemplada en el POA, que bien pudo haber sido la cereza del pastel en la parte de presumir trabajo, pero el ego no deja a piche escuchar consejos. Esa obra, como la de la presidencia municipal se dieron gracias a economías en otras obras, pero no tienen la capacidad de presumir sus acciones. Aunque pocas, si las hay.