La Charanda, la bebida que se niega a desaparecer

Por: Paul Alberto Chávez Noriega

Uruapan, Mich.- El auge de los cultivos como las berries y el aguacate han provocado que las zonas cañeras que integran la región de la denominación de origen para la Charanda, sean cada vez más pequeñas.

Este producto, que se obtiene de la destilación de la caña de azúcar, tiene una denominación de origen, la cual incluye una región de 16 municipios para que sea cultivada la caña, pareciera tener sus días contados.

Desde hace muchos años, casi 100, la producción de caña de azúcar en estas zonas, era basta, en las haciendas y poblados se tenían trapiches y se producía de manera masiva, del mismo modo era su consumo, pero el cambio de cultivos como el aguacate y las berries (zarzamora y arándano) han quitado terreno a la caña, ya que el bajo o nulo beneficio económico para los productores, los ha obligado a cambiar de cultivo.

Durante ese tiempo, la masificación de productores hizo que la bebida fuera de poca calidad, por lo que muchas personas asocian el nombre a un licor de mala calidad, situación muy alejada de la realidad que ahora tiene la Charanda.

Del otro lado, están los productores de la bebida, 8 destiladoras que se ubican dentro de la región de origen, los cuales tratan de impulsar que el cultivo continúe, pero dicen ellos, es como gritar en despoblado, no hay forma de competir con las ganacias que se obtienen con el aguacate o las berries.

Una de las opciones que han visto viables es difundir la bebida, que la gente la conozca y la consuma, por ese motivo se ha creado el Festival de la Charanda, este año, en su carta edición se realizará el 16 y 17 de noviembre, en la Antigua estación del ferrocarril, en Uruapan, ahí se expondrá, degustara y se realizarán maridajes del Charanda.

En la actualidad, está bebida tiene una producción aproximada de 100 mil litros, que en su mayoría se exportan a varios países de Europa, así como a Estados Unidos, en el país, los puntos fuertes para consumo son la CDMX y Morelia, Michoacán.