Uruapan y la violencia.

 

Uruapan vive una escalada sin igual en el nivel de violencia, por eso somos catalogados como una de las ciudades más inseguras del país.

Hoy nos duele, nos lástima y en algunos casos nos ofende lo que pasó ayer en esta ciudad: un ataque armado dejó 9 muertos en un negocio de videojuegos.

Hace 4 años, sí Silvano, 4 años han pasado desde que prometiste que en un año Uruapan sería una ciudad segura, ¿En una ciudad segura amanece gente colgando en los puentes? ¿En una ciudad segura dejan cadáveres desmembrados en una plaza a plena luz del día? ¿En una ciudad segura atacan a balazos un negocio que es frecuentado por los niños? Si a una de estas preguntas se te ocurrió por un segundo responder que sí, déjame decirte que estás más jodido de lo que pensé.

Así no señor gobernador, no se puede catalogar de delincuentes a las víctimas, los daños los tienen las familias que hoy perdieron un integrante, no tu imagen y tu búsqueda por la presidencia de la República, catalogado como el peor gobernador de Michoacán, incluso superando al inútil de jara, pocas posibilidades le quedan a silvanito.

En Uruapan pasa algo desde hace varios años, en algún tiempo la ciudad debía permanecer sin mayores crímenes porque aquí residían los líderes de un cartel que dominaba el estado, la narcocultura ha permeado de poco entre la sociedad.

Pero aquí todos y ninguno somos culpables, como parte de una sociedad no nos comportamos a la altura, somos indolentes con nuestros vecinos, irrespetuosos con la autoridad, con los reglamentos, tenemos la cultura de chingar para que no me chinguen.

Pero vamos por partes, todos en algún momento de nuestras vidas hemos gastado una tarde en jugar a las maquinitas, si no era al salir de la escuela era cuando nos mandaban a las tortillas, por lo que no se puede criminalizar a los jóvenes que ahí se encontraban, he leído comentarios de que ahí vendían droga, ¿Porque hasta que pasó la desgracia lo dijeron? Esas personas en algún nivel son cómplices, por conocer de un delito y no denunciarlo.

Ahora, sorprende la rapidez con la que la fiscalía dijo que eran delincuentes, la medición del impacto al deplorable y nefasto gobierno de silvano que tendría este hecho los hizo salir a defender y desviar la atención.

Hay actores políticos que piden soluciones, pero no participan cuando se les invita a colaborar en la construcción de las mismas, ahí se ve el interés verdadero y el interés por promocionar su propia imagen.

Como una ciudad multicultural, es complicado y casi imposible la frase tan dicha por los gobernantes, «reconstruir el tejido social» no se puede influir en las mentes de las personas en el mismo nivel y en el mismo sentido con simples acciones, cada vida es diferente, sus enseñanzas, sus valores inculcados, su objetivo en la vida, todo juega a favor o en contra para convertirnos en lo que somos.

Pero empecemos en lo corto, con nuestros hijos y familiares, hablemos con ellos, descubran qué les gusta, con quién conviven, a quién frecuentan, de ahí se parte para establecer acciones y en algunos casos corregir el rumbo.

Por otro lado la exigencia a las autoridades no debe cesar, imaginemos por un momento que como ciudadanos denunciamos lo que vemos y que la autoridad (que no está corrompida por los delincuentes) actúa y hace su trabajo, otra cosa sería. Pero cuando alguien se anima a denunciar los primeros en atender la denuncia son los propios delincuentes denunciados, porque desde las policías o fiscalías, les dieron el pitazo.

Si a esto le sumamos que con este NSJP pareciera que los delincuentes tienen más derecho que las víctimas, estamos jodidos por todos lados.